lunes, julio 10, 2006

El papel de la CMT en la comunicacion de ofertas de servicios de telecomunicaciones

Todos los días los vemos. Están ahí. ¿Quién no ha oído o visto anuncios en la televisión, en la radio o en las vallas publicitarias que nos convencen de ello? ¿Todavía no saben de qué les hablo? Se trata de que hablar por teléfono, ya sea fijo o móvil, cada día es más barato. Incluso es gratuito en muchos casos. Ofertas en las que si llama una vez por teléfono el resto le salen gratis, o que el coste por minuto es de 0€/min, seguro que también le han llamado la atención. El año pasado se llamaban “Una y no más” o “100 minutos por 1“ y este verano vamos por el mismo camino. Y es que, conseguir el tan ansiado cliente, es cada día más difícil y captar la atención de los consumidores aun más. Pero realmente, ¿qué hay de verdad en todas estas ofertas? ¿Cuál de todas estas ofertas es más económica para los clientes? ¿Será verdad que llamar por teléfono es cada vez más barato, o incluso puede ser gratuito?

Los datos. Recientemente se publicó el informe de la CMT referente al mercado de las telecomunicaciones del año 2004 ( http://www.cmt.es/cmt/centro_info/publicaciones/Ianual_2004/informe_anual_2004.htm) , y decidí revisar cual era el ingreso real por minuto que declaran los operadores para comprobar como estaban evolucionando los precios. Sorprendentemente observé como para la telefonía móvil, el ingreso por minuto permanecía constante respecto al 2003 (0,25€/min en llamadas a teléfonos fijos y 0,18€/min en llamadas a teléfonos móviles). ¡Y en telefonía fija no sólo eran inferiores si no que se incrementaba el coste por minuto (0,030 vs 0,028 en metropolitanas; 0,037 vs 0,034 en provinciales etc…)!

Posibles causas. Entonces, ¿qué es lo que está pasando? Evidentemente hay algo que no cuadra y la clave está en la implantación de diferentes artilugios que permiten aumentar el cobro real en cada llamada que realizan los usuarios, disminuyendo el precio publicitado por minuto. Ejemplos de estas herramientas son el coste de establecimiento de la llamada, franjas de facturación mínima de una llamada independientemente de la duración efectuada, o las que ahora ha comenzado a usar Telefónica Móviles en clientes prepago de facturación por intervalos de 30 segundos.

Un ejemplo. Para hacernos una idea del impacto de este tipo de herramientas, utilizaré un ejemplo. Supongamos el coste de una llamada de 1 minuto y 31 segundos, en un operador en el que la llamada cueste 0,12 € por establecimiento y 0,25€/min. El aplicar la facturación por intervalos de 30 segundos implica un aumento del 24,2% en el coste de la llamada.

El papel del regulador. A pesar de que los usuarios disponen de la información necesaria para realizar los cálculos de lo que efectivamente les va a costar la llamada y poder elegir la opción más ventajosa de las existentes en el mercado, no es algo que se pueda realizar sin una hoja de Excel y algunos minutos. En un país con una economía de mercado, es evidente que el Estado no debe imponer las tarifas que las empresas privadas van a aplicar a sus clientes, pero si debe legislar para que éstos provean de la máxima información a los usuarios finales de los servicios. Conociendo los destinos a los que se llama la duración de las llamadas y cuando se realizan estas llamadas, se puede calcular una tarifa media por minuto ponderada que permita comparar de forma rápida y sencilla dos ofertas diferentes. En la banca, hace tiempo que el regulador impuso que en las ofertas de instrumentos financieros como los préstamos hipotecarios se incluya el denominado TAE ( Tasa anual Equivalente) que permite comparar las condiciones económicas de dos préstamos, incluso con diferentes políticas de aplicación de comisiones de apertura, plazo e interés nominal.

Ahora que ya se han terminado la polémica por el traslado de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) desde Madrid a Barcelona, podría plantearse el imponer a los operadores en la comunicación de tarifas que incluyan también un coste equivalente por minuto en el que se establezca cual es el coste medio del minuto para una cesta de llamadas establecida por la CMT en función del uso típico realizado por los consumidores. Los reguladores de mercado que apuestan por el fomento de la competencia, la transparencia y que doten de herramientas de conocimiento a los usuarios de los servicios, siempre ayudaran al dinamismo del propio sector y a su evolución. Es sólo una propuesta, pero fíjense en la banca.
Allí no les ha funcionado mal, no????